[Críticas de Discos] LFR – Vidas ejemplares (2014)

248

LFR - 2014 - Vidas Ejemplares

Datos del Disco:
  • Autor: LFR – Los Factuosos de la Ribera
  • Título: Vidas ejemplares
  • Lanzamiento: junio de 2014
  • Estudio Sweet Saúl Music (Larrabasterra)
  • Diseño: Mónica Aparicio

 

 

Crítica del Disco:

La banda bilbaína Los Fastuosos de la Ribera continúa su largo recorrido iniciado allá por el año 1990 que ha visto florecer en cerca de 25 años cinco trabajos: Reserva del 96 (1996), Dios los Junta (2000), Hot Sessions (2004), Amor sin Tregua (2008) y el nuevo Vidas Ejemplares (2014). Un disco con nueve temas que incluye dos versiones y un total de 50 minutos de un Rock’n’Roll que para ellos es una auténtica forma de vida.

Se inicia la audición con No me Respondas (01), un corte que nos muestra su sonoridad dentro de un ritmo contenido que avanza para llevarnos hasta la primera de las versiones que han incluido en este disco: Jack Gasolina (02) de Burning, una banda de gran influencia para Los Fastuosos de la Ribera. Continúa el disco con el inicio pausado de Un día (03) que crece para volver a envolvernos en su sonoridad rockera que se apoya en el ritmo de la batería de Jorge Hernández sobre la que surgen más de seis minutos donde encontramos las colaboraciones de Pit Idoyaga (guitarra)  Sara Iñiguez Rubia (coros).

Cuestión de Tiempo (04) es otro tema extenso donde hay tiempo para que dialoguen las guitarras y desembocar de nuevo en el estribillo que cierra con fuerza el que da paso a Let it Ride (05), segundo cover de este trabajo.

Continuamos con Al otro lado (06), otro rock’n’roll pero ahora con un toque más fresco que nos habla de resistir, de no cambiar de lado. El Chapista (07) ha sido elegido como videoclip de este nuevo trabajo, un trabajo de J. Durá y J.M. Mitchell que han dado a este vídeo un divertido resultado

Sueños o demonios (08) sigue en la línea potente, y macarra a la vez que elegante que el resto de un disco que concluye con Piénsalo Bien (09), un tema que se transforma hacia lo puramente instrumental, donde la guitarra de Guillermo Hormaechea juega a desarrollar la melodía de la letra de este tema. Por último, tras un par de minutos de pausa vuelve la música para una despedida que trae guardada como sorpresa un nuevo tema que cierra este trabajo.

Francisco M. Peco