[Críticas de Discos] Dry River – Quien tenga algo que decir…que calle para siempre (2014)

858
Dry River - 2014 - Quien tenga algo que decirDatos del Disco:
  • Autor: Dry River
  • Título: Quien tenga algo que decir…que calle para siempre
  • Lanzamiento: 4 de noviembre de 2014
  • Etudio la Guarida
  • Rock Estatal Records
  • Precio: 11’99 €

 

 

Crítica del Disco:

Cuando se cumple una década del surgimiento de Dry River y dos años después de su primer El circo de la Tierra, con el cual demostraron un estilo muy personal que combina rock sinfónico, metal progresivo o jazz que da como resultado composiciones de calidad y elevada elaboración. Un trabajo formato digipack de cerca de 70 minutos donde los temas se presentan como un menú con sus entrantes, primeros, segundos y postre con el que esta banda de Castellón pretende llegar a lo más alto del género.

Tras un Traspasa mi Piel (01) a modo de intro – donde ya presenciamos algunas de sus grandes influencias que llegan de bandas de referencia como son Europe, Queen o Dream Theater – surge un Bajo control (02) que es la primera toma de contacto con toda esta celebración que nos irán desarrollando a lo largo de los temas. Una letra que te envuelve como su significado dentro de un ritmo vertiginoso que se varía a lo largo de sus más de seis minutos y medio. Un interludio instrumental que surge de la alternancia entre sus influencias del mundo del metal y el jazz desemboca en la sección final de este corte. El último de los entrantes es Irresistible (03), donde la historia sigue en este centro de la boda que se desarrolla a lo largo del LP. Más pausada y con menor carga musical pero sin perder la elaboración que caracteriza a esta formación, surge en un ambiente que te transportará a los ’80, donde empieza el viaje musical que supone cada una de sus composiciones.

Entramos en los cuatros primeros platos con rock sinfónico de Frascos vacíos (04), donde además de dialogar entre los diversos instrumentos de la banda, ofrecen una elaboración vocal donde juega la voz de Ángel Belinchón con los exactos coros que el resto intercalan surgiendo un tempo de baile donde “cantan” la guitarras y el saxo soprano con aire árabe que acaba por llevarnos a Informe T-24 (05).

Dry River 2014
Fotografía: Dry River ®

El centro del disco lo ocupa Casto (06), tema dedicado a la figura del celebrante en ese evento que es este Quien tenga algo que decir…. Una continua base rítmica sobre la que camina un texto que se ve reforzado por contracantos en las cuerdas y esos coros sinfónicos que con tanta potencia son capaces de desplegar. El último de estos platos antes de pasar a los segundos es Oda al líder (07), un corte más breve que aparece como nexo entre estas dos partes.

Como un torrente musical arranca ¿Cuánto vales tú? (08), donde Dry River saca su vena más crítica contra un sistema que nos priva de la libertad y que cuanto más presos nos tiene más libres nos quiere aparentar que somos. …Dime, ¿Cuánto vales tú?

Con Caída libre (09) la sonoridad se tiñe acústica mientras dan un salto, dejando atrás los miedos, tomando riesgos y dejando todo atrás. La eléctrica se apodera del final de un tema lleno de sentimientos que es el paso previo a El lado bueno de las cosas malas (10), con el que retoman sus aires de hard rock, siempre dentro del mundo sinfónico donde tan cómodos se sienten. Por último y como en todo gran menú, nos quedan dos postres. Primero Rosas y gaviotas (11), donde hay tiempo para hacer todo un resumen de los géneros de los que se empapa su música a través de sus 13 minutos de música. Como en gran parte del disco, merece la pena pararse a escuchar en profundidad un tema con una pensada elaboración como es este caso.

Y cierra este álbum el tema que conocimos como videoclip y adelanto del mismo: Traspasa mi piel (12), donde este sexteto hace una última muestra de su hard rock con riff que se acercan al metal, contando también con una sección de solos que va y viene de la guitarra al teclado, poniendo aquí el punto y final a esta nueva entrega de Dry River donde sus composiciones densas y de calidad harán las delicias de los aficionados a este género.

Francisco M. Peco