[Críticas de Discos] El Desván – La Taberna del Infierno (2017)

805

Datos del Disco:

  • Autor: El Desván
  • Título: La Taberna del Infierno
  • Lanzamiento: 10 de noviembre de 2017
  • Estudios R5 (Oricáin, Navarra)
  • El Dromedario Records
  • Artwork: Iosu Berriobeña
  • Precio: 7’00 €

Crítica del Disco:

Si lo que buscamos es un grupo de rock contundente y melódico, una de las opciones que tenemos entre los discos que acaban de ver la luz es La Taberna del Infierno, lo nuevo de El Desván, una banda con origen en Pamplona que se está dando a conocer de forma muy rápida y que ahora nos hace llegar su segunda referencia: La Taberna del Infierno.

Este disco supone la estabilidad necesaria para darse a conocer con su formación definitiva dando así un golpe sobre la mesa y arrancando a través de Mi Madriguera (01), donde la voz de Gabriel Gainza, quien también se encarga de  una de sus guitarras, te recordará al rock de esos Marea que tanto han marcado la escena de este país.

 Una noche más (02) estable y bien construido, dejando diferentes momentos de protagonismo a cada uno de sus miembros.

Suenan el rabioso Perros de Corral (03) o Cerca del Cielo (04) mientras nos va quedando claro que estos de El Desván tienen sus ideas más que claras. Y es que su música suena madura, con la dificultad de abrirse hueco en una escena rockera tan saturada pero con la decisión de hacer aquello que les apetece como demuestran en Malaventura (05). Inicio de sonoridad acústica y con una pizca de incertidumbre en el que habrá tiempo de escuchar las guitarras y ese fraseo continuo que te contagiará.

Uno de los más extensos es Poeta de Mi Tierra (06), mostrando un tempo contenido que contrasta con El Coraje del Silencio (07), un corte lleno de fuerza con el que vuelven a mostrar esa mezcla de sonoridades y un resultado de altura, como en toda la obra, con el sello de Kolibrí Díaz.

Suena a directo su Antihéores (08) con unos coros contagiosos a los que les sobra timidez y que después ganan fuerza en el estribillo. Jungla de Cemento (09) tiene, como el anterior, una buena elaboración de la guitarra de Dani Calazans, algo necesario en este estilo. Aquí se aproximan a los seis minutos y dan buena muestra de que se sienten muy cómodos haciendo la música que les gusta.

Para acabar se guardaban L.T.D.I. (10), poniendo el broche a un disco donde letras, música y resultado van en la misma línea. Si lo tuyo es el rock estatal no debes pasar ni un segundo más sin conocer a El Desván, quienes apuestan por este estilo que tantos seguidores sigue teniendo aunque pasen muchos años.

Francisco M. Peco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here