[Crónicas de Conciertos] Íboga Summer Festival 2014 – sábado 26

555

A pesar del cansancio acumulado llegamos a Cullera el pasado sábado 26 de julio con el mismo entusiasmo de los dos días anteriores. Por delante varias horas de ska, swing y balkan en la que sería la última noche de la segunda edición del Iboga Summer Fest.

Con cierto retraso comenzaba la primera actuación de la noche a cargo del poco conocido dúo Heymoonshaker. El grupo está formado por el vocalista y guitarrista Andy Balcon y el beatboxer Dave Crown. Su trabajo musical en las calles de Londres ya ha sido visto a través de su canal en YouTube por más de veinte millones de usuarios. Con un estilo que combina la virtuosa técnica de Dave, considerado uno de los mejores beatboxers del mundo, con las melodías blues de la guitarra y voz de Andy.

Con la entrada en escena de The Toasters el público comenzó a acudir al recinto de conciertos, uno de los grupos más emblemáticos del mundo ska norteamericano. En su concierto dieron un repaso a toda su discografía, pudiéndose escuchar los temas más actuales, tales como Pirate Radio (Enemy of the System, 2002) junto con los más emblemáticos, como Weekend in L.A. y Matt Davis de su primer disco Skaboom! (1987-95).

Tras la actuación de los americanos The Toasters, debía comenzar su concierto la cantante swing Alice Francis, sin embargo un retraso en su vuelo precipitó la actuación del Dj Set de Caravan Palace, algo que sorprendió al numeroso público que no había sido informado de este cambio. El dúo levantó a los asistentes con animados temas que combinaban la electrónica más vibrante y el swing más característico de la banda francesa. Antoine Toustou (trombón) y Arnaud Vial (guitarra) se escaparon de la grabación del que será el tercer álbum de estudio para ofrecernos la parte electrónica del grupo. En su sesión, los dos integrantes de Caravan Palace nos dejaron con las ganas de escuchar más temas de la banda, ya que tan sólo pudimos disfrutar de tres temas originales del grupo, como por ejemplo su conocida Jolie Coquine, de su álbum Caravan Palace (2002).

Los Djs seguían siendo los protagonistas de la noche con la entrada de los serbios Shazalakazoo. Nos encontramos con una sesión plagada de ritmos balcánicos mezclados con música electrónica. Pero hubo algo que diferenció y caracterizó al dúo serbio del resto de Djs de esta edición, y es que, en ciertos momentos de su actuación, utilizaron también violín y clarinete, aportando así un toque único a la sesión.

Con Kumpania Algazarra volvían las bandas y sus instrumentos al directo del Iboga Summer Festival. Este grupo portugués fue muy bien recibido por el público, que parecía recobrar los ánimos perdidos durante las dos actuaciones anteriores. Nos encontramos con una actuación colorida, entretenida y dinámica, que devolvía el protagonismo para las bandas musicales dentro del festival. Kumpania Algazarra es uno de esos grupos donde el mestizaje es muy importante, ya que combinan una innumerable lista de estilos musicales. Durante más de una hora de concierto los portugueses aprovecharon para dar a conocer su último disco A Festa Continua, del cual pudimos escuchar, entre otras, la canción Pudim.

Por fin, y ante un público más que confuso, apareció la cantante Alice Francis. Con una elegante puesta en escena y acompañada de samplers, teclados y secuenciadores nos transportaron a los locos años 20. Esto lo consiguieron gracias a  una eficaz combinación de sonidos jazz y swing con sonidos electrónicos actuales. Entre su repertorio se pudieron escuchar canciones propias, como Kiss my Ass o Shoot him down! de su único disco St. James Ballroom, con  versiones de otros artistas, como el Genie in a bottle de Christina Aguilera. Aunque se hizo esperar, la excelente actuación de Alice Francis compensó la tardanza de la misma, ya que consiguió hacer vibrar y bailar al numeroso público.

Por último, y como broche final a esta segunda edición del Iboga Summer Festival, nos deleitaron con su actuación los húngaros Bohemian Betyars. Esta alocada banda fue la elegida para la presentación del Iboga Summer Festival, haciendo una mini gira de cinco días seguidos de actuaciones por toda España. Este grupo es el único que ha estado presente en las dos ediciones del festival, debido quizá a la fuerza y vitalidad que se desprenden de sus conciertos. De hecho, exprimieron las últimas dosis de fuerza que nos quedaban a los asistentes al festival. Una vez más, nos encontramos con una banda en la que priman los ritmos ska, rock y folk pero eso sí, llevados a cabo con una original y divertida puesta en escena. Tocaron temas de sus tres discos Utcabetyar (2013), Stone Soup (2012) y Boros U. 1 (2011).

La música en directo debía continuar durante la mañana del domingo a cargo del violinista Ara Malikian, quien sin embargo tuvo que cancelar su actuación debido a problemas técnicos.

Como punto y final a esta crónica cabría mencionar las luces y sombras de esta segunda edición del Iboga Summer Festival. Luces para un festival que en su segunda edición nos ofreció un espectacular cartel, el cual consiguió reunir a los grupos más destacados de estilos musicales tan poco habituales en los carteles de otros festivales españoles como lo son el balkan o el swing. Así como de una excelente calidad tanto en la iluminación como en el sonido de las actuaciones. Sombras para un festival  que descuidó el trato a los asistentes, sobre todo en lo relacionado con el camping. Así, podríamos resumir nuestra experiencia como impecable en lo referido a la música, pero mejorable en lo relacionado a la organización. Con un cartel de similares características y mejorando los servicios ofrecidos a los asistentes no nos cabe duda del éxito que supondrá la próxima edición del Iboga Summer Fest, así como una larga vida en futuras ediciones.

Texto: Isabel Molina Rivas

Fotografía: Jorge Medina Lueje