[Crónicas de Conciertos] Sôberfest en Puertollano (15/08/14)

617

Quince de agosto. Ocho de la tarde. La plaza de toros de Puertollano se convertía esta vez en el escenario de un espectáculo que nada tenía que ver –ni envidiar – al uso y nombre que definen el espacio. Una temperatura ideal acompañaba el ambiente en la cita más metalera que ha vivido la localidad a lo largo de este 2014. Cita que, por cierto, se sumaba al primer Sôberfest que había tenido lugar a principios de mes en Villanueva de la Vera (Cáceres). En esta segunda ocasión, Sôber también estaría acompañado de los mexicanos Vantroi. En cambio, el cartel puertollanero se completaba esta vez con los ciudadrealeños Copyright y los murcianos Darknoise.

El festival arrancaba de la mano de Copyright. La potente voz de Laura Vázquez se convertía en protagonista de los primeros minutos del Sôberfest. Sin embargo, a pesar de que el festival estuviera dedicado a Sôber, esta banda de versiones supo enganchar al público desde el primer momento, convirtiendo la espera en un deleite que saborear sin prisas. Lo característico del conjunto es que supieron sacarle todo el jugo a su potencial con versiones que van desde lo más clásico del rock internacional hasta el Desátame de Mónica Naranjo, pasando por Rock you like a hurricane de Scorpions o Zombie de The Cranberries. En definitiva, la propuesta perfecta para abrir un festival como Festival que empezaba a coger fuerza conforme la luz natural se tornaba en eléctrica. Para entonces, Darknoise subía al escenario para abrir boca a los seguidores de Sôber. Con un estilo muy parecido, los murcianos tocaron a pesar de no poder contar con Claudio Casas, su guitarra original. Aún así, la banda demostró que en nuestro país también se puede hacer metal alternativo y, como estandarte, lo hizo con la presentación de su último disco: Kronos. No olvidaron temas como Los días por venir, Vital, dedicado a todos los asistentes, o Soñaré, el cual el vocalista Jesús Maciá señalaba «para vivir y ser libre».

Para cuando sonaba En mi interior estaban ya en la recta final de su concierto. Luces verdes abrían el paso a los mexicanos Vantroi, quienes actualmente pasan por nuestro país para presentar su nuevo ¡Aquí es donde nos vamos a detener!. Sin embargo, el grupo – uno de los más esperados – decidía comenzar su concierto con En muy mal estado, quizá su canción más reconocida. De esta forma, sus trabajos pretéritos se entrelazaban con los más recientes. Sin olvidar las sorpresas: no habíamos llegado a la mitad cuando comenzó a sonar Flojos de pantalón de Rosendo. Si habíamos saboreado el rock más clásico y un metal con aires alternativos, Vantroi lo que prometía – y cumplió a rajatabla – era una auténtica fiesta. Fiesta que llegó al climax con El mion, una canción popular mexicana que convirtió la plaza de toros de Puertollano en un salón de baile por parejas a ritmo de ska. El grupo liderado por Gerardo González se convertía así en el directo más divertido. Y una cosa no quita a la otra, los latinoamericanos destacaban además por un sonido limpio y mucho más rico que en sus trabajos de estudio. Más adelante, Vencer o morir, dedicado a los compañeros indígenas, abría el paso a un combativo y coreado No nos moverán que indicaba que el final de su directo estaba a punto de llegar.

Y con su final, llegaba el principio más esperado de todos: Sôber aparecía en el escenario. Sombras abría el espectáculo más esperado de toda la noche. Un espectáculo que ya en la tercera canción –Eternidad – había conseguido encandilar a todo el público. Un setlist perfectamente compuesto entre los más míticos y recientes trabajos de los madrileños. Se sucedían así Mañana, Diez años o Paradysso, tema con el que Carlos Escobedo aprovechó para mostrar su agradecimiento por una noche tan «especial». Después llegaría  La nube, Arrepentido y un Náufrago en acústico. El cierre vino dado por tres de los temas más aclamados: El hombre de hielo, Tic Tac y un espectacular y vibrante Loco acompañado por las voces de los compañeros Gerardo González (Vantroi) y Jesús Maciá (Darknoise).

Texto: Elena Mora Navas

Fotografía: Cristina Cabrera Albalate