[Crónicas de Conciertos] IX Brujas Festival en Daimiel, Ciudad Real (30/08/14)

514

Una de las últimas citas de este verano lleno de oferta cultural en la Mancha la teníamos fijada con el Brujas Festival, evento que en este 2014 afrontaba su novena edición con un cartel donde no había grandes nombres por todos conocidos decidiendo dar un giro y apostar por música de gran calidad de la escena underground, posicionándose así como una gran opción para conocer bandas que no estamos acostumbrados a ver en la mayoría de grandes festivales del estado.

Con cuatro formaciones llegadas desde distintos puntos del país y dos más locales, arrancaban siete horas de música en directo con Alejandro Cerro sobre las tablas del Auditorio Municipal de esta localidad. Acompañado en esta ocasión tan solo por Sito a la guitarra y con muchas ganas de pasar un buen rato repasando algunas sus mejores temas entre los que escuchamos 15M, Una historia Cotidiana, Porno Star o Salvatierra. Un breve concierto que dejó una vez más un buen sabor de boca para todos aquellos que ya conocemos a este cantautor y para aquellos que disfrutaron por primera vez de sus temas, viendo alguna que otra sonrisa al escuchar sus letras llenas de realidad, crítica social en un directo muy divertido.

A continuación salían a escena los también locales Random, quienes acompañados de un potente sonido y su enérgica actitud conseguían congregar a una importante cantidad de público entre conocidos y curiosos que aprovechaban la ocasión de disfrutar de esta banda que presentaron algunos de sus temas entre los que sonó su Atlántida 19.1.

Tras esto llegaba el turno de los madrileños Jardin de la Croix, quienes se mostraron muy cómodos en un escenario en el que derrocharon profesionalidad y virtuosismo dentro de su metal técnico/progresivo instrumental. Repasaron los mejores temas de su discografía que va de Pomeroy (2008) a 187 Steps to Cross the Universe (2013). Sin duda un directo más que recomendable que sorprenderá a todos aquellos que los conozcan y quedarán tan agradecidos como este cuarteto mostró sobre las tablas del Brujas Festival.

Cuando habíamos mediado la noche llegaba comenzaba el directo de Trono de Sangre, quienes arrasaron el recinto de este festival desde el primer acorde. Esta banda surgida en 2010 se define como una formación sin premisas, no siguen protocolos y encuentran el equilibrio en los extremos y la comodidad en el caos, y esto es lo que demostraron sobre las tablas: una combinación de ritmos rápidos, voces extremadamente agudas y pura energía que dejó sin aliento a los que frente el escenario nos encontrábamos recibiendo esta dosis que une hardcore, punk, metal y noise rock. Aprovecharon esta ocasión para traer hasta Daimiel los temas de su LP La Mitad de los que Somos, La Mitad de lo que nos Creemos, un disco que quedó ampliamente repasado en su actuación.

Uno de los platos fuertes que guardaba este noveno Brujas eran Adrift, de quienes Jorge, su vocalista, ya había salido al escenario con Trono de Sangre y que ahora desplegaban su actuación al completo. Pasaban por este festival justo antes de iniciar su European Tour 2014 para mostrar su unión entre metal, sludge y rock progresivo que daba forma a una máquina de matar en directo. Este cuarteto usó su metal experimental para presentar su último Black Heart Bleeds Black y conseguir congregar a un amplio público que disfrutó del paso de estos madrileños por el festival manchego.

Como cierre de esta IX Brujas Festival quedaban los burgaleses Grotesque, quienes sustituían de última hora a unos Gomad! & Monster que caían de este cartel por problemas de agenda. Se unía así este festival a estos que ahora acaban las noches con una dosis de rock electrónico que se aleja en muchas ocasiones del resto del cartel de los festivales. Una base électrónica sobre la que entraban y salían ritmos de batería y melodías en la guitarra que puso a saltar a todo el público que allí aguantaba hasta la hora de cierre. De este directo nos quedó un pequeño momento raro cuando uno de los patrocinadores del festival repartió a todos sus chicos por el escenario, cruzando de un lado a otro y llegando a entorpecer la actuación de estos Grotesque.

Y cuando pasaban las cuatro de la madrugada daba por concluida esta edición del Brujas que se posiciona como un referente de la música alternativa y de calidad en la zona, apostando por un cartel diferente; algo que muchas veces es reclamado por ese amplio público que dice “siempre tocan los mismos” pero que por desgracia, muchas veces solo van a ver a “esos mismos”. Aun así, consiguieron congregar a un público cercano a las 500 personas en una demostración de que este Brujas Festival está más vivo que nunca mientras empiezan a pensar en su décima edición, donde sin duda estaremos.

Texto: Francisco M. Peco

Fotografía: Diana Ortega