[Crónicas de Conciertos] Iratxo + La Mala Vita en Sala Nana, Ciudad Real (17/02/17)

3948

Viernes 17 de febrero, llegamos a Ciudad Real dispuestos a disfrutar, como siempre, de dos buenos conciertos en la Sala Nana: el primero de mano de La mala vita, grupo de reciente formación que celebraba su tercer concierto. El segundo concierto vino dado de mano de Iratxo en la gira de su décimo aniversario Rompiendo tablas, aterrizando por primera vez con esta gira en nuestra comunidad autónoma.

Son las 10:30 cuando llegamos a la Sala Nana y La mala Vita está ultimando detalles antes de subirse al escenario, el ambiente promete, alrededor de 80 personas esperan impacientes a escuchar los primeros acordes.

Dan las 11:00 en el reloj cuando La Mala Vita rompe el silencio de la sala con su intro, que sirve como llamada para las personas que todavía no se encontraban en el interior de la sala. Posteriormente comienzan fuerte con “Bala perdida”, con el que la gente comienza a animarse.

A lo largo de todo el concierto tocaron temas como “Nuevo Orden”, “La Jaula” o “En busca de un nuevo sol, con los que el público saltó y bailó, dándolo todo en los pogos que se formaron. A pesar de tratarse de una banda joven, que celebraba su tercer concierto, La Mala Vita superó con creces todas las expectativas, caldeando el ambiente con sus potentes riffs de guitarra y sus pegadizas armonías, dejando al público bien preparado para la llegada de Iratxo.

Iratxo, quien ya había visitado anteriormente la Sala Nana en solitario, prometió al público que volvería con banda, y como lo prometido es deuda, vino acompañado de una banda compuesta por cinco músicos: dos guitarristas, un batería, un bajista y un trompeta que acompañaban a las voces.

Pero no fueron los únicos músicos sobre el escenario, ya que, Patricia San Martín, la violinista de Celtibeerian, les acompañó en la canción “Si tú supieras”. Este concierto significaba su primera parada en Castilla-La Mancha con su Gira Rompiendo Tablas y estuvo compuesto por una recopilación de algunos de sus mejores temas.

Comenzaron el concierto con “El teatro de los balcones” o “Luna llena”, conquistando a un público muy entregado, que cantaba al son de la música. Después llegó “Los colores del arlequín”, seguida de “Latidos contados”, donde el público terminó de animarse y comenzó con los pogos, que fueros prácticamente constantes hasta el final del concierto.

Tanto la crudeza de sus letras como la naturalidad de todos los integrantes sobre el escenario hicieron de este un concierto digno de reseñar, en el que el público se entregó al completo y salió con muy buenas sensaciones.

Texto y fotografía: Ángel Rodríguez