[Crónicas de Conciertos] Dremen Day en Sala But, Madrid (08/04/17)

2085

Nacidos de la inconsciencia, se creó el germen del cambio, engendrando la semilla de un colectivo dispuesto a instaurar nuevas normas en la música, su nombre: Dremen.

Dremen, en términos futbolísticos, sería como una gran selección, no sé si de los mejores, pero una muy buena representación de los grandes  MC’s estatales (Los Master of ceremonies, considerando a todo aquél que se dedica a crear letras de rap, recitar, dominación de métricas)

La idea nace en el 2011, de 1101vs13 que pone la parte electrónica, el drum’n’bass y el dubstep. Soul33 aporta el aspecto visual y sobre ellos gente como L.E. Flaco, Tawas, Bitxo y Kelo de La Imposible y Baselab, D Mol o Bman Zerowan rapean sus textos.

Seis años, lo que fue semilla hoy es brote, es una auténtica revolución en continua evolución, una muestra más de que la música (sea cual sea) y la rebeldía está hermanada hasta el fin de los días.

Hoy veníamos a morir con Dremen, más lejos de perder la subsistencia, nada más entrar ya empezamos a enfermar de felicidad gracias a los primeros ritmos de ese “Frenetico” es forma de intro, con Tony Karate a los platos y la maestría de su  Bassline y Fidget. Luces fuera, el humo se condesaba con el alboroto del público, los 6 Mc´s en las tablas… Comienza “Sacrificio”… y el Delírium Dremen´s se instauro hasta el final del concierto.

En el infinito se perdía la masa de personas que marcaban un constante, coordinado y martilleante baile gracias a los ritmos “Come to my yard”, “Puedes seguir”, “Where i am” de este genial colectivo.

Interludio del amigo Karate, cogemos aire y nos lanzamos, con lo nuevo de #Warning, sonando “Cero”, “Condenados” y “Machine”. Impertérrita y estoica, la estampida de los Roy Mercurio, Bitxo Ma, del amigo Tawas y del, otra vez recién llegado, aclamado y más que esperado, Tosko.

Vuelta a los discos anteriores, vuelta a ese Electronic beats de los comienzos con “Fuck faith”, “La vida sin dios”, “La corona” y  la genial versión del “Killing in the name” de los Rage again the Machine.

En “Materia”, Nora; una de las voces de Soul más importantes que se han escuchado en este país, hace aparición, la gran hermana del colectivo, no podía faltar a la cita de este histórico Dremen Day, que si de algo se caracteriza es de sorpresas y apuntes históricos, como el de ver a Dremen acompañado de banda (véase banda como conjunto al uso: guitarra, bajo, batería y saxo) Cerbass al bajo,  Mario “Gonso” guitarra eléctrica y sus dos compañeros, se marcaron una novedosas adaptaciones de “Hijo puta”, “ Flight Mode” y “Runaway”, que sinceramente creo que ganaron enteros.

Quedaba poco, (oxígeno y tiempo)  pero lo poco que faltaba sería lo mejor; vibraron temas iconónicos de la banda como “Fuera de control” y “Never Enough”, asistimos al reencuentro esperado con Bman Zerowan interpretando “Born to be wild” y “Bon dem” y para acabar la traca final “Frenético” “Hasta el final”, “Iremos a por ti”. En el reloj de arena calló el último grano sonoro con “Xtralife” con la más que necesaria invasión escénica de todos los invitados.

Una noche para el recuerdo, una noche especial de un colectivo que ha sabido aglutinar numeroso público independientemente de su gusto musical. Una noche en la que morimos con Dremen, en la que más lejos de perder la existencia, salimos más vivos que nunca.

Texto: A. Makeda

Fotos: Natalia Sousa