[Crónicas de Conciertos] ZOO + Smoking Souls en Sala Penélope, Madrid (03/06/17)

1027

Un día raro, de alerta cuatro antiterrorista y pesadoso, gracias a los tediosos cabeza de balón. (Peña, sois muy pesados con el fútbol). Si, era el día que el mundo está pendiente de la tele con cierto temor, se jugaría la final de la Champions… Mal día para hacer un concierto en Madrid, de dos grupos de llengua valencià…

Pues toma: SOLD OUT!!!!  (Que hoy cambiaríamos por un “Tot venut”) colgado desde hacía meses. Ni los fanáticos de la religión, ni mucho menos los del balón,  nos quitaron las ganas de disfrutar de Smoking Souls y ZOO.

“Volverse a levantar una y otra vez a pesar de las adversidades”. Curiosa arenga la del cuarteto de Pego, la primera banda en liza del día de hoy, los desconocidísimos (para un servidor) Smoking Souls.

Estratégicamente colocados cual ejercito dispuesto a la invasión, Smoking contó con una escenografía muy cuidada,  al estilo “Yanki”, iluminando a los integrantes con focos dispuestos desde el suelo (y mis compañeros de las fotos tan contentos).

Y fue desde “Murs”, cuando mi escalafón de grupos favoritos, se empezó a tambalear.

Para poneros en situación, y con ello, haceros  una idea: Smoking Souls alinea lo mejor de las melodías del Pop, con la contundencia desbordante del  Hardcore… Un auténtico tiro en la sien.

El buen hacer de  Pau Camps, dibujando sin descanso melodías épicas con su guitarra, unido a  la curiosa voz de Carlos Caselles, utilizando los monosílabos como un instrumento más y sobre todo,  la sección rítmica, Josep Bolu a la batería y a Miquel Àlvarez al bajo marcando pautas.

Mi preocupación sobre mi escalafón, me empezaban a importar bien poco, Smoking Souls venia para quedarse, gracias a este soberano espectáculo, de menos a más, bueno de más a mas, por que salieron con todo y así se marcharon tal cual. Sonidazo perfecto (aun en la tediosa segunda planta, de la no menos calurosa sala).

El espectáculo seguía, por cuidar, cuidaron hasta el set list, mezclando su nuevo trabajo  “Cendra i or” con su segundo disco “Nomades”. Faltándome, a toro pasado,  más presencia del “Léspenta”.

Así degustamos temas como “Fera”, “Adictes” ,”Passatgers del mon” y  “ Enterna Força”, como si fueran uno, sirviendo este último como homenaje a las personas que abandonan sus vida por culpa de las guerras. Siendo este otro punto fuerte de la banda, el curradisimo transfundo de las letras, que van desde el intimismo hasta la lucha social.

No falto el guiño a la Terreta en “Alicant”, canción a canción la gente (numerosos los presentes) caíamos rendidos a los ritmos de este (mi) nuevo gran descubrimiento, tal fue la sacudida que por momentos más de uno pensamos, que Berri Txarrak eran valencianos o que Rise Against estaba de Erasmus en la Universidad de Alicante. No amigos más lejos de copiar, aportan una frescura con pinceladas de estos grandes grupos con el resultado de una genuina puesta en escena.

Final de traca con “Fills de la nit”, “Nomades” y  la tremenda “Nit salvatge”, la cual retumbaba en mi mente a día de hoy. Igual que la pregunta… ¿Que hacen estos tipos que no llenan pabellones?

Pau, Carlos, Josep y Miquel… no tengo ni idea si llegareis hacerlo, solo deciros que con tan poco tiempo con el que contabais, es muy difícil impresionar como lo hicisteis. PORTENTOSO.

El que suscribe (emocionalmente hablando) ya se podía ir a casa, a despellejar y escuchar como se merece a este (mi) nuevo gran descubrimiento: Smoking  Souls, pero tenía una cita con la historia (No, sigo sin hablar de fútbol)  hoy ZOO nos presentaba Raval.

Mi idilio con ZOO viene de largo, como tan largo es lo que culturalmente este pasando en País Valencià. Esa gran corriente de grupos, esa revolución socio-cultural, solo comparable a día de hoy al estallido del Rock Radikal Vasco o la Movida madrileña.

Como buen baluarte de esta revolución ZOO, con una sala más que repleta, perpetra el asalto: Suena “Ventiladors”  y claro la sala sin querer, con ese Rif,  se volvió absolutamente loca, todo el mundo bailaba a son tropical. Los bailes no pararon con los nuevos ritmos del disco que presentaban, sonaron  “Impresentables”,  la oda al idioma proscrito que es “La Mestra”, nos acordamos del orden, la ley y las dinastías con “Dilo en Castellano”  y “Personers”. Todo esto mezclado con el ya mítico disco de cabecera “Tempestes vénen del sud”, sonando como nunca “Carrer de l´amargura”, “Imperfeccions” y por supuesto “Corbelles”.

Magistral el trabajo de Patxo y los suyos, poniendo en pie a la capital, y aunque parcos en palabras, nos adelantan que estarán en las fiestas de Moratalaz para dentro de dos semanas, junto al delirio colectivo mi  sonrisa suscribía la asistencia (Allí estaremos!!).

Llegábamos al final de una locura colectiva sonora que ya empieza a ser sinónimo de ZOO, para acabar rematábamos un final perfecto: “La Nostra bota” fusionada exquisitamente con “Vull” y caída en picado al sonar “Estiu” y la gran versión de la Gossa Sorda “Esbarzers”, la cual fue coreada y bailada durante más de diez minutos por el gentío… por fin… Madrid entera hablaba valencià!!

Salimos y nos  toparnos con la cruel realidad futbolística, pero salimos pletóricos, indemnes, los victoriosos habíamos sido nosotros. Después de asistir a este espectáculo mayúsculoque son Smoking Souls y Zoo, regalándonos  uno de los mejores conciertos de este año.

Por más noche como esta, donde la música ganó al fútbol y sobre todo al miedo de ir a un concierto.

Seguiremos escribiendo páginas, de cómo la música cambia las cosas, de como Adri Sutej me sigue recomendando grupos de su otra terreta, como cuando éramos dos desconocidos con cresta, cuando no teníamos otro fin, otra victoria, nadie moriría por páginas en blanco.

Texto: A. Makeda

Fotografía: Natalia Sousa