[Crónicas de Conciertos] XI Estayike Rock 2017 (22/07/17)

El Drogas y Narco lideran una de las más exitosas ediciones de Estayike Rock. Celtibeerian, La Recua y E.C.M. fueron las tres bandas de la zona completaron una noche llena de buena música.

3488

Llegó el 22 de julio de 2017 y con él también lo hacía la XI Edición del Estayike Rock, festival que se celebra desde 2007 en Piedrabuena (Ciudad Real) y por el que han pasado grandes nombres de la escena estatal. Para esta ocasión, habían preparado un cartel donde sobresalían los nombres de El Drogas Narco, a los que se sumaban tres bandas de la zona que dieron buena muestra de la música que se viene haciendo en la provincia de Ciudad Real: CeltibeerianLa RecuaE.C.M.

Con todo listo y muchas ganas de pasarlo bien entrábamos al recinto en torno a las 20:30 horas, momento en el que tras una más que breve prueba de sonido arrancaban los primeros E.C.M. mientras seguía llegando público hasta esta localidad ciudarrealeña. Con un setlist que combinaba covers de grandes bandas y sus primeros temas propios hicieron sonar “Pijos Powers” (Gatillazo), “Último asalto” (Segismundo Toxicómano) o “Cuando nada vale nada” (Soziedad Alkohólika) para poner buena música al inicio de esta edición del festival.

Presentaron “Sucedió” antes de seguir con “Víctima” (Barricada) y “HSuicidio” (Gatillazo), haciendo de su directo un agradable repaso a la música que a muchos nos ha acompañado durante gran parte de nuestra vida. Sorprendió a más de uno ese “Pánico en Frankfurt” (Desakato) y nos contagiaron después con el rápido “Mano de hierro” (Habeas Corpus), con los que poco a poco se agotaba su tiempo. Antes de bajarse del escenario quedó tiempo para alguna más, sonando otras como “Demolición” de Los Saicos en la versión que Narco registró en su Versiones para no dormir (2013) o “Cuando Salga el Sol” (Desakato) y “Fascismo nunca más” (Habeas Corpus), dejando muy claras sus influencias en esta hora de directo que congregó a una buena cantidad de público dentro del recinto de este Estayike.

Con un breve cambio llegaba el turno de Celtibeerian, una de las bandas de la región que más proyección está consiguiendo en los últimos años y que ya son un referente dentro de la escena del folk metal. “Keltorevolution” y “Unbury the Horn” fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida y a partir de ahí no pudimos parar de bailar con “Praise to the Vineyards”, “Fields of Celtiberia” o “Under lug’s sight”.

El público no paraba de crecer, y no sólo porque después llegase Enrique Villarreal y su banda; sino porque estos Celtibeerian también empiezan a ser valorados por el público de la zona y muchos de los que ocupaban las primeras filas habían llegado hasta Piedrabuena para disfrutar de su música. Pusieron música al anochecer con “Kladimoi”, “Win Another Battle” y “AnDro”, dejando para la recta final otras como “The Simple Life”, “The Path” o “The Great Feast “, despidiéndose con “The Booze Song” y dejándonos más que agradecidos con un directo muy recomendable.

Pasábamos las 23:00 hrs. y uno de los momentos más esperados en esta edición del Estayike había llegado, pues El Drogas estaba listo para hacernos vibrar con su música. Con la puntualidad que se había anunciado en los horarios salía a escena este cuarteto para comenzar su directo al ritmo de “En la silla eléctrica”, “Están para violarlas” o “Bahía de Pasaia, ganándose a todos sus seguidores desde el primer acorde.

No todos los artistas consiguen reunir frente al escenario a diferentes generaciones de aficionados al rock para cantar sus temas, pero El Drogas fue siempre el alma de Barricada y ahora continúa haciendo más grande su trayectoria con este proyecto, del que pronto sonaron “En punto muerto”, “Empujo pa’ ki” y “Todos los gatos”, recordando también su tiempo con Txarrena.

“Tentando a la suerte” y el clásico “Animal caliente” acababan de convencernos, disfrutando de un espectáculo donde Enrique Villareal a la voz; junto a la compañía de Brigi Duque (batería), Flako (bajo) y Txus Maraví (guitarra), más una puesta en escena totalmente preparada hicieron de su directo un espectáculo totalmente recomendable. Pero quedaba mucho por escuchar, llegando el más nuevo “Come elefantes” justo antes de “Sofokao” y “Oveja Negra”, dos clásicos que gustaron al público de todas las edades.

El tiempo pasaba muy rápido, y mientras sonaron “Cordones de mimbre”, “La hora del carnaval” o “Barrio conflictivo” se agotaban sus minutos en este Estayike en el que El Drogas nos repitió, una y otra vez, que se encontraba muy a gusto. “No hay tregua” y “Todos mirando” para volver a pensar en Barricada siguiendo “Peineta y mantilla”, dejando para el final un trío que a todos convenció: “Víctima”, “Azulejo Frío” y “En Blanco y Negro”, acabando su show entre el público de este festival mientras hacían sonar “Otros tragos”. Un directo que nos hizo disfrutar una vez más de este inagotable artista al que le deseamos muchos años más sobre las tablas.

Con un cambio de escenario que se alargó hasta 20 minutos más de los esperado y varios intentos de salir a escena arrancó finalmente el concierto de los sevillanos Narco, a quienes poco alteró estos contratiempos iniciales, pues salieron decididos a hacer sonar su directo más aplastante. “A tomar por culo el mundo”, “El santo” y “Ahí fuera (Vive Satanás” fueron las iniciales, siguiendo buenos cortes como “Siempre enmarronao” y los no menos celebrados “Son ellos” o el popular “Vizco”.

Sonaron una vez más Los Saicos con “Demolición” antes de ese “Estrellas en el pecho” que recuperaron para este tour, cruzando el ecuador de su directo con “La hermandad de los muertos” con su Sevilla natal más crítica siempre presente.

“Por el estrecho” o “La cucaracha” no se podían quedar fuera de su setlist, como tampoco lo hizo “Tu Dios de madera”. El público no paraba de saltar y bailar con estos Narco, que son toda una recomendación en directo, pues te contagian de esa energía que desprenden como muy pocas bandas. Aprovechamos para disfrutar de “Lo peor del barrio”, “Dame Veneno” y “Kolikotrón” justo antes de llegar los últimos minutos de su paso por este festival manchego, para lo que se guardaron tres más: “Cree en Dios”, el gran “Chispazo” y un último “Puta policía” con el que nos dejaron más que saciados.

Aunque ya eran más de las 3:00 hrs. de la madrugada, no había acabado este Estayike Rock, pues La Recua estaba de vuelta en los escenarios y venían con muchas ganas de poner a bailar al público de este festival. Con temas propios como “Garrulillos” y “Corredor”, llenaron de color este escenario y contagiaron a los que allí estaban, bailando después con otros como “Intifada” (Ska-P) o “Libertad de Expresión”.

Su directo nos recuerda mucho a la escena más carnavalesca de su Miguelturra natal, y no pudieron faltar los disfraces en “Pan y vino” o “Pendenciero”. Otro cover muy celebrado: “El día de los muertos” (La Pulquería) fue el siguiente, presentando después su más reciente “Matrioska”.

Para la recta final se guardaron el bailable “Circo del congreso” y “Que vienen los locales”, despidiéndose al ritmo de “Felipe es un Punk” de Las Vulpes. Con esto se despidieron del escenario tras una hora de directo donde nadie paró de bailar y nos saludaban mientras sonaba un contagioso “Hay libertad” de Dubioza Kolektiv La Pegatina que fue el primero de los muchos temas que después sonarían, pues buena parte del público se quedaría dentro de este recinto hasta que los primeros rayos del domingo eran más que evidentes.

Con esto nos despedimos de una edición tan especial de este Estayike Rock que vuelve a coger fuerza y ahora descansa para pronto empezar a pensar en la edición del 2018 con la que seguirán creciendo y abriéndose paso en esta completa agenda veraniega de festivales. Nosotros, les deseamos muchos más años de tan buena vida. ¡Aúpa Estayike!

Texto: María Malaguilla

Fotografía: Francisco M. Peco y Miguel A. Villaplanas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here