China: La sonda lunar más lejana, Chang’e-6, reanuda su misión

captura de imagen, La nave china muestra la bandera del país después de completar su misión de muestreo, la primera vez que un país ondea una bandera en la cara oculta de la luna.

  • autor, francisco mao
  • existencias, noticias de la BBC

China dice que su sonda lunar despegó con éxito desde la cara oculta de la Luna para comenzar su viaje de regreso a la Tierra con las primeras muestras recolectadas de la región.

Los medios estatales dijeron que el módulo de recolección de la nave Chang’e-6 reanudará su viaje a las 07:38 del martes (23:38 GMT del lunes).

El domingo, un robot aterrizó en un cráter gigante cerca del polo sur de la Luna en una celebración mundial celebrada por primera vez por la comunidad científica internacional.

China es el único país que alunizó en la cara oculta de la Luna en 2019.

La Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) describió el aterrizaje y el despegue de la misión como un «logro sin precedentes en la exploración lunar humana».

El lado lejano u «oscuro» de la Luna, el que está alejado de la Tierra, es técnicamente difícil de alcanzar debido a su distancia y su terreno accidentado de cráteres gigantes y profundos y pocas superficies planas.

Los funcionarios espaciales tuvieron que utilizar el satélite para operar y mantener comunicaciones con la nave Chang’e-6.

Los medios estatales publicaron vídeos de la agencia espacial china que muestran a la nave Chang’e 6 extendiendo un pequeño brazo y ondeando una bandera china después de recoger preciosas muestras.

Se trata de la sexta misión de China a la Luna y lleva el nombre de Chang, la diosa lunar de la mitología china.

Una misión exitosa hasta el momento

La CNSA anunció el fin del modelo el martes, diciendo que la nave había «resistido la prueba de altas temperaturas en la cara oculta de la Luna» y ahora estaba comenzando su regreso.

Su módulo de ascenso «despegó con éxito de la superficie lunar» el martes con muestras en un recipiente metálico al vacío.

Después del despegue, el módulo entró en una «órbita predeterminada alrededor de la Luna». El contenedor se transferirá a una cápsula de reentrada que regresará a la Tierra y aterrizará en los desiertos de Mongolia Interior el 25 de junio.

Chang’e-6 pasó dos días recolectando rocas y tierra, utilizando un brazo mecánico y un taladro para recolectar aproximadamente 2 kg (4,4 libras) de material.

Está ubicado en la cuenca Aitken del Polo Sur, un gran cráter en la cara oculta de la Luna, uno de los más grandes conocidos en el Sistema Solar.

Dado que es muy difícil para las naves espaciales comunicarse una vez que llegan a los confines de la Luna, operar naves allí está lleno de peligros.

Las autoridades espaciales de China han descrito la operación como que implica «muchas innovaciones de ingeniería, altos riesgos y grandes dificultades».

Titulo del Video, Un vídeo muestra a lo lejos una sonda china aterrizando en la luna

Los científicos están entusiasmados con las muestras disponibles de las rocas más antiguas de la luna.

Aquellos en China tendrán la primera oportunidad de estudiar el arrecife, y más tarde investigadores de todo el mundo podrán postularse para esta oportunidad.

«Todo el mundo está muy interesado en ver estas rocas que nadie ha visto antes», dijo la semana pasada a la BBC el profesor John Burnett-Fisher, geólogo lunar de la Universidad de Manchester.

La perspectiva de analizar rocas de una parte completamente diferente de la Luna podría responder preguntas fundamentales sobre cómo se forman los planetas, dijo.

El polo sur de la Luna es la próxima frontera en la exploración lunar, una región que los países desean comprender debido a su potencial para la formación de hielo.

El acceso al agua aumentaría significativamente las posibilidades de establecer con éxito una base humana en la Luna para la investigación científica.

Esta es la segunda misión de China para recolectar muestras de la Luna, pero su objetivo es una extracción remota.

En 2020, su nave Chang’e-5 trajo 1,7 kg de material del Oceanus Procellarum, una región cercana a la Luna.

El año anterior, China se convirtió en el primer país en llegar a la cara oculta de la Luna con el aterrizaje del Chang’e-4.

China planea tres misiones no tripuladas más esta década mientras busca agua en la Luna y explora la construcción de una base permanente allí. El país ya cuenta con su propia estación espacial llamada Tiangong o Palacio Celestial.

La estrategia más amplia de Beijing apunta a que un astronauta chino camine sobre la luna para 2030.

Estados Unidos pretende devolver astronautas a la Luna y la NASA pretende lanzar su misión Artemis-3 en 2026.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *