[Crónicas de Conciertos] 3º Festival Póker de Ases de Sala Caracol, Madrid (16/07/17)

1180

Hay un refrán que dice que lo bien hecho bien parece, y eso paso con el 3º Festival Póker de Ases. Cuatro bandas  se juntaban con la intención de hacer reventar Madrid, aprovechando la presentación del nuevo disco de fuel, y doy fe que lo consiguieron.

Más de 300 almas se reunieron en la Sala Caracol para disfrutar de una autentica noche de rock, y las bandas la verdad es que quisieron compensarlo, con creces. Así comenzó una noche que todo hacía presagiar que sería mágica, con los Pánico Rising en el escenario.

Los madrileños no me sorprendieron, por que ya era la tercera vez que los veía y desde el primer día en la Sala Gruta77, me dejaron clara su calidad y potencia en el escenario. A las 20:00 horas, casi con puntualidad suiza, empezaron un show demoledor y con una gran dosis de buena música, con temas como “Abre los ojos”, “Frenético” o el “Grito”, que pusieron a la gente de la sala (los conocieran o no) a bailar sin remedio.

Como ya he dicho, el show de estos chicos es más que recomendable de seguir, una banda súper conjuntada, con muchísimas tablas – que se notan – y con una musicalidad y calidad más que notoria, además de que tiene un atractivo especial ver a padre e hijo ver tocando en la misma banda (cosa que no ocurre frecuentemente).

Si tengo que poner un pero, es no haber podido disfrutar de por lo menos un tema con armónica que otras veces vi y que hicieron realmente bien; pero bueno, se lo dejaremos pasar ya que me lo pase realmente bien con ellos. Un gran bolo de estos chicos que acabaron, como no, con su himno “Pánico Rising” y un público volcado. También les falló un poco el tema  de las luces que no nos dejo apreciar mas detalles al concierto, pero en definitiva: Un gran bolo.

Llegaba el turno de los que para mi eran unos auténticos desconocidos, Kienson Pato, pero tenían claro que desapercibidos no querían pasar.

Con una puesta en escena inicial  cuando menos curiosa, el concierto empezó de forma contundente. Tuvieron el pequeño hándicap de que la voz, sin saber muy bien por qué, fue lo que peor se escucho del concierto, pero aun así el grupo demostró que son un puñetero espectáculo en el escenario.

Con temas como “Resurrección”, “Gayumbos” o “Resquicios” y unas ganas enormes, hicieron un concierto más que destacable, al igual que  también me sorprendió mucho la cantidad de seguidores con camisetas que les seguían y coreaban sus temas, ya que reitero que para mi eran unos desconocidos, pero prometo que no volverá a suceder ya que de nuevo tengo que reconocer que me lo pase muy bien con ellos. Gran decisión en incluirlos en el cartel.

De Mescaleros la verdad es que hay poco que decir, simplemente  por que no me sale añadir demasiadas cosas, más  que son desde que los escuche por primera vez uno de los mejores grupos del panorama actual, técnicamente impecables, musicalmente brutales y encima del escenario unos auténticos animales.

Los catalanes dejaron a los asistentes que no les conocían con la boca abierta, como bien me reconocieron varios amigos con los que hable después, y la verdad es que no me extraña. Esta banda de hard rock nos deleitaron con temas como “Alive”, “No, no, no” o “Deep América”, y pusieron patas arriba el ya más que caldeado ambiente de la Sala Caracol, fue un autentico lujazo contar con ellos.

Era la hora de Fuel, y la verdad que salir después de tan buenos conciertos, como los anteriores y sobre todo del espectáculo de Mescaleros, nos les ponían las cosas fáciles, pero lo tenían muy claro: esta era su noche.

La presentación de “Solo para adictos” se había hecho esperar, y estaba claro que ellos querían que la espera mereciera la pena. Con Paco y Carlos a las guitarras, Oscar al bajo, Barrí a las baquetas y Jesús a la voz, Fuel han conseguido sonar como un verdadero cañón. Una unión y conjunción casi perfecta, que se noto en todo momento en el escenario, en temas como “El vuelo del dragón”,” Rebelión”, “Bajo la piel”  o “Salvajes”.

Justo antes de salir Fuel se sorteo la guitarra que prometieron, una preciosa guitarra blanca, firmada por todos los grupos participantes. Pero a lo que íbamos, Fuel mostró desde el primer segundo las ganas y la calidad que atesoran, y que les llevo a conseguir en compañía de los otros compañeros de escenario el éxito que se merecían.

Con un concierto prácticamente impecable Fuel nos logro dejar un sabor de boca, que nos hizo salir de allí convencidos de que hay heavy para rato, y además heavy de muchos quilates. La presentación no dejo nada a la improvisación con momentos verdaderamente memorables, con Jesús enarbolando la bandera de Fuel, a ritmo de un tema, que prácticamente nos hizo sentirla como la bandera del rock.

En definitiva, mas de 300 almas rockeras pudieron satisfacer, su sed de buena música y de grandes grupos, porque todos, absolutamente todos, pusieron un enorme  grano de arena  en que la presentación del trabajo de Fuel fuera una verdadera fiesta, y joder que banda sonora pusieron a la fiesta.

Texto y Fotografía: Raúl Merino Nano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here